Información básica sobre la Ley HIPAA: ¿Quién tiene acceso a mi información médica?

Por: ayudalegalpr.org

Información

La Ley HIPAA tiene como objetivo proteger la privacidad y confidencialidad de la información del paciente. Aquí encontrará información sencilla sobre quiénes tienen acceso a su expediente o información médica.

¿Qué información está protegida?

Su proveedor de servicios médicos archiva, transmite o crea información médica sobre usted. Esta información, ya sea oral, escrita o electrónica que lo identifica a usted como un paciente e cualquier situación física o mental, pasada presenta o futura está protegida.

Sólo hay unas situaciones específicas en que la información se puede divulgar sin su autorización, como sería por motivos de pago (facturar o pedirle al plan que cubra un servicio médico), tratamiento (un referido, por ejemplo), operaciones (discutir el caso con los otros médicos o personal de la sala) o cuando así la ley lo exige (como sería en un un caso de fraude). Tampoco hay que pedir su autorización cuando, por ejemplo, se trata de una donación de órganos, de la muerte del paciente o de un caso ante el Fondo del Seguro del Estado. 

¿Quién tiene acceso a mi expediente?

Fuera de situaciones similares a estas, una persona con capacidad mental y adulta tiene derecho a decidir quién tiene acceso a su información médica. Esto se hace por escrito. 

Una persona también puede tener acceso a esta información privada cuando el tribunal lo ordena o es tutor del paciente

¿Tiene un patrono acceso al expediente médico?

No. Un patrono no puede tener acceso a su expediente médico sin su autorización escrita. La ley prohibe esta acción porque podría provocar discrimen.  Un patrono o su oficial de recursos humanos pueden pedir una excusa médica donde, en términos generales, un médico explica el motivo de su ausencia por razones médicas.

Menores y la Ley HIPAA

Por norma general, los padres tienen acceso a los expedientes médicos de sus menores no emancipados. Sin embargo, debe tenerse en cuenta de que existen procesos médicos donde es el menor quien da su autorización o cuando este servicio médico se obtiene gracias a una orden del Tribunal.  En estos casos, solo se podrá tener acceso al récord médico cuando la ley no lo prohibe.

En Puerto Rico algunos procesos en los que los menores pueden recibir servicios médicos sin consentimiento de los padres son:

  • Cuidado prenatal y postnatal para jóvenes embarazadas
  • Pruebas o diagnósticos de enfermedades sexualmente transmisibles
  • Salud mental para menores mayores de 14 años que pidan consejería, hasta un máximo de seis sesiones.
  • Donaciones de sangre