Mujer, VIH/SIDA y la violencia doméstica

Por: Coordinadora Paz para la Mujer

¿Qué es la violencia doméstica?


Cuando hablamos de violencia doméstica, nos referimos a patrones de comportamientos violentos perpetrados por una persona adulta o adolescente para ejercer poder y control sobre su pareja de matrimonio, convivencia o noviazgo, ya sea en una relación heterosexual, lesbiana u homosexual. Esta violencia puede ser ejercida física, verbal o emocionalmente. La Ley Núm. 54 de 15 de agosto de 1989, según enmendada, conocida como Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica, establece la definición jurídica de la violencia doméstica. 

 

La violencia doméstica es experimentada mayormente por mujeres, y existen elementos adicionales al género que incrementan los factores de riesgo para sufrir alguna de las manifestaciones de violencia doméstica, como por ejemplo, ser una mujer sin hogar, inmigrante, tener alguna discapacidad o tener VIH/SIDA. Estas poblaciones de mujeres tienen que luchar con el estigma derivado de los estereotipos, roles, retos tradicionales y las manifestaciones de discrimen vigentes en nuestra sociedad. 

 

 

¿Cómo ejercen las personas agresoras poder y control sobre las mujeres con VIH/SIDA?


  • Aislamiento y restricción de la libertad- Controlar su participación en grupos de apoyo y orientación, el acceso a servicios sociales y cuidado médico. Restringe su movimiento y comunicación. 

  • Abuso psicológico y emocional- Insultos, crítica y degradación personal. Le dice que se merece tener VIH/SIDA y la culpa por tener la enfermedad.

  • Amenazas e intimidación- Amenazas físicas, emocionales, económicas y sexuales. Amenazar con abandonarla y descuidar la atención a su salud. 

  • "Fobia al SIDA"- Amenazas con revelar el resultado de VIH-SIDA a su progenie, familiares, amistades, autoridades gubernamentales y personas compañeras de trabajo.

  • Abuso económico- Controla o le roba el dinero. Le prohíbe que solicite ayudas económicas o le obliga a usar ese dinero para su beneficio.

  • Abuso sexual- Se rehúsa a seguir las prácticas de sexo seguro. La humilla y degrada por tener VIH. Le dice que está sucia y que es indeseable. 

  • Usar a los hijos e hijas- Amenaza con revelarles el diagnóstico y con usar esa excusa para obtener la custodia de los menores. Acusarla de no ser una buena madre por tener VIH/SIDA. Culparla por la transmisión del VIH a sus criaturas. 

  • Destrucción de propiedad- Destruye los expedientes médicos, medicamentos, identificaciones, sillón de ruedas o cualquier otra propiedad esencial.

  • Abuso físico- Causa daño físico, ya sea pegándole, empujándola, asfixiándola o quemándola. Usa armas, el carro o cualquier otro objeto para lastimarla o intimidarla. Se rehúsa a ayudarla cuando está enferma.

 

¿Cuál es la relación entre el VIH/SIDA y la violencia doméstica?


La violencia doméstica es un elemento que aumenta las posibilidades de contagio del VIH. A su vez, un diagnóstico positivo de VIH  es un elemento de peligrosidad que puede ser utilizado por la pareja como pretexto para agredir a la mujer seropositiva. Con este término nos referimos a las mujeres con diagnóstico positivo del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), quienes no han desarrollado el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Estar infectada con el virus del VIH no es lo mismo que tener la enfermedad del SIDA. 

 

¿Por qué aumenta el riesgo de contagio en una mujer sobreviviente de violencia doméstica?


  • La persona no se atreve o no puede discutir temas sobre la sexualidad
  • La persona agresora utiliza el sexo como un medio para agredir, controlar y establecer dominio. Iccluso, la víctima puede ser agredida sexualmente y contagiada como un acto de control.
  • La persona agresora rehúsa llevar a cabo conductas sexuales de menor riesgo, es decir, aquellas prácticas que ofrecen protección en contra de la transmisión del VIH.
  • Es forzada a tener relaciones sexuales con otras personas. 
  • Los problemas de salud exacerbados por la agresión disminuyen la capacidad de su sistema inmunológico para resistir el virus. 
  • Enfrenta múltiples dificultades para acceder a servicios de salud adecuados. 

 

¿Por qué es importante que conozca la relación entre el VIH/SIDA y la violencia doméstica?


Conocer esta información es importante a la hora de ofrecer servicios a una mujer víctima de violencia doméstica seropositiva porque:

 

  • Mujeres seropositivas permanecen en relaciones donde hay violencia porque piensan que nadie las va a querer estando "contaminadas".

  • La pareja agresora utiliza el diagnóstivo positivo de VIH como una estrategia de poder y control al amenazarla con revelar su condición seropositiva a sus hijos e hijas, a la comunidad y demás familiares. 

  • En ocasiones, la persona agresora tiene un diagnóstico positivo y contagia a su pareja para retenerla en la relación. 

  • La violencia doméstica es uno de los elementos que imposibilita que las mujeres se mantengan regularmente bajo tratamiento. 

 

¿Cuáles son algunas señales que mujeres sobrevivientes de violencia doméstica con VIH/SIDA manifiestan?


  • Falta de poder sobre asuntos relacionados con su cuerpo y sexualidad.

  • Problemas psicológicos, emocionales, o de ambos tipos vinculados al diagnóstico. Se manifiestan como depresión, ansiedad, abuso de sustancias, ideas suicidas, desesperanza, dependencia, incapacidad para planificar a largo plazo, dificultad para tomar decisiones y pasividad extrema. 

  • Distorsión en el establecimiento de prioridades afectando así su tratamiento médico, como por ejemplo: un sentido exacerbado de responsabilidad hacia las demás personas ubicándose en última posición.

  • Temor a revelar su diagnóstico de VIH positivo por ser rechazada, aislada, discriminada, no tener apoyo, sufrir violencia o hasta la muerte. 

 

Si usted provee servicios:


Cabe mencionar que el impacto de la violencia a una mujer seropositiva o con SIDA puede ser devastador, tanto en el sentido físico, como el emocional. Tome en cuenta esta perspectiva integradora a la hora de atender a esta población nos permitirá ofrecer servicios completos y sensibles, y diseñar estrategias de prevención más efectivas. 

 

¿Cómo mejorar la atención a mujeres con VIH/SIDA, sobrevivientes de violencia doméstica?


Si provee servicios a sobrevivientes de violencia doméstica:

 

  • Es recomendable incluir consejería sobre VIH/SIDA en su protocolo de servicio. Anteriormente, explicamos la relación entre violencia doméstica y esta condición, por eso es conveniente que siempre indague si la mujer está contagiada o bien que le recomiende que se haga la prueba si no se la ha realizado. De este modo, podrá hacer una intervención más integrada y adecuada. 

 

  • No tiene que incurrir en gastos mayores para cambiar o añadir infraestructura a su centro de servicios, ni tampooco tiene que proveer acomodo razonable para estas participantes. Simplemente, considere su condición para conocer más sobre su situación de violencia doméstica y poder coordinar servicios de salud como lo haría, por ejemplo, con una mujer diabética.

 

  • Busque información sobre los mitos y realidades del VIH/SIDA, para no reproducir estereotipos y prejuicios sociales ligados a esta condición.

 

Si provee servicios a pacientes con VIH/SIDA:

 

  • Incoropore en los protocolos de pre-consejería y pos-consejería los indicadores para detectar si la mujer es víctima de violencia. 

 

  • Sus conocimientos, compromiso y sensibilidad son elementos importantes para ofrecer un buen servicio. Lograr una comunicación efectiva con la participante es esencial para ayudarla. 

 

 

Descargue el material informativo preparado por Coordinadora Paz para la Mujer aquí

Más información sobre VIH/SIDA


Encuentre aquí más información sobre VIH/SIDA. 

 

Si busca representación legal


En ayudalegalpr.org encontrará información legal, que debe utilizar según su mejor criterio y necesidad. Si usted necesita representación legal, visite nuestro directorio de servicios legales gratuitos aquí.

 

Última revisión y actualización: Dec 15, 2021